Prácticas en Turismo: La oportunidad ¿perdida?

Santorini (Grecia)

Santorini (Grecia)

Según el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, el contrato en prácticas tiene como finalidad facilitar la obtención de la práctica profesional adecuada al nivel de estudios cursados por los trabajadores con título universitario o de formación profesional de grado medio o superior. Los contratados en prácticas computan como trabajadores integrados en el régimen general con efectos para recibir prestación sanitaria y cómputo para la jubilación como tiempo cotizado. Se exige no haber transcurrido más de cinco años desde la terminación de los correspondientes estudios. En caso de primer empleo de jóvenes menores de 30 años, se podrá celebrar este tipo de contrato aunque hayan transcurrido 5 años o más.

Las Universidades, los centros de Formación Profesional para los grados de Agencias, Guías o Alojamientos y centros de estudios donde se imparte el grado de Turismo anuncian y promocionan sus acuerdos de colaboración con empresas turísticas en su programa de estudios para atraer al mayor número de jóvenes. El objetivo principal de las prácticas es que los alumnos puedan obtener una experiencia de trabajo para desarrollar sus conocimientos teóricos y prácticos adquiridos en la Universidad y que les permitan mejorar sus perspectivas de empleo con posibilidades incluso de desarrollar su carrera profesional en la empresa. Los acuerdos de colaboración entre los centros y las empresas determinarán los horarios, a tiempo completo o parcial, el puesto de trabajo, duración y las tareas a desarrollar. Las retribuciones, según el Ministerio de Empleo, no podrán ser en ningún caso inferiores al salario mínimo interprofesional. En el caso de los contratos a tiempo parcial el salario mínimo indicado se reducirá en proporción al tiempo efectivamente trabajado.

Soy partidaria, como no puede ser de otra manera, de las prácticas en distintas empresas turísticas mientras se está estudiando la carrera. La industria turística abarca muchos y distintos tipos de subsectores y la única forma de saber hacia donde quieres dirigir tu futuro profesional es probar, experimentar todas las opciones posibles. Además, es muy interesante para ver desde dentro, como funciona la colaboración entre un touroperador y un hotel, o una OTA y un destino etc…y comprender mejor el funcionamiento para la buena gestión y comercialización de un viaje combinado, un destino o cualquier otro producto turístico.

¿Y qué ocurre cuando una empresa pequeña, una Agencia de Viajes local, por ejemplo, recibe cada cierto tiempo un estudiante en prácticas, en meses como Enero o Febrero que no hay apenas movimiento, y que no tiene aspiraciones de contratar a nadie en un futuro cercano? Se deben implicar en la formación de estos estudiantes o deberían no optar al programa de prácticas?

¿Y qué ocurre cuando un hotel vacacional aumenta su personal en verano, a base de 30 ó 40 contratados en prácticas, trabajando 10 horas diarias, sabiendo que cuando llegue Octubre, todos se irán a su casa?

Quizás exagero con estas dos situaciones, y los estudiantes prefieran esto a la nada, y los empresarios se justifiquen diciendo que han dado una formación más que suficiente. Se abre el debate.

En mi opinión, es difícil de motivar a una empresa pequeña a enseñar una y otra vez a estudiantes necesitados de formación práctica. Y también es muy difícil de controlar y hacer un seguimiento de estas prácticas, ya que esta tarea recae mayoritariamente en el tutor, responsable de prácticas etc, que hacen también las funciones de buscadores y gestores de empleo, psicólogos y orientadores laborales. Se podrían aplicar otras alternativas en las Universidades y que las prácticas no consistieran solamente en trabajar en las empresas. Se podrían plantear mesas de trabajo entre estudiantes y trabajadores con experiencia,talleres de empleo, debates, trabajos y estudios prácticos sobre temas de actualidad, nuevas tendencias etc.. ( muchos estáis resoplando, ya os veo ).En definitiva una formación y enseñanza más dinámica.Todo es posible, y me consta que ya hay centros que lo hacen. Los estudiantes de la Escuela Universitaria de Turismo de A Coruña han escrito y publicado la revista “Os confíns da Terra”, apoyan y colaboran en eventos y congresos guiando grupos o dando información entre otras cosas. Esto podría ser el principio del cambio.

Debemos preguntarnos si estas prácticas son útiles y productivas para todos. Debemos intentar que no sean un puro trámite de cómputo de horas para el expediente del alumno y que quizás es mejor hacer menos pero con mejores resultados. Por supuesto que tiene que haber una preparación que no se base solo en la teoría pero eso no quiere decir que los estudiantes se pasen las tardes mirando como trabaja el resto o por el contrario, realicen todo el trabajo que le correspondería a un trabajador experimentado y con un mayor sueldo.

¿Qué opináis?

Cadenas hoteleras:Six Senses

Soy partidaria de que la primera experiencia laboral de un recién diplomado en turismo (siempre que se pueda,claro) sea una cadena hotelera,o un touroperador internacional. El motivo es que la experiencia que adquieres, tanto a nivel personal como profesional, no se te olvida y te hace ver nuevas perspectivas de trabajo, y métodos distintos. Además, suele pasar que entras en contacto con muchas nacionalidades con distinta formación, lo que hace que aprendas a valorar también otras formas de enseñanza,e incluso de vida. No me quiero poner filosófica, así que voy al tema práctico. Hay cadenas hoteleras que facilitan la incorporación de estudiantes o diplomados para realizar prácticas en ellas y te da la posibilidad de comenzar un cv en blanco, con una buena experiencia que te abrirá puertas a nivel internacional o nacional. Una de ellas es Six Senses. El hecho de haber trabajado en ella hace que sea una de mis favoritas pero hay muchas más de las que iré hablando en entradas posteriores. Six Senses comenzó su andadura en Maldivas, y de ahí fue creciendo en otros países de Asia y Oriente medio. En su página web http://www.sixsenses.com podéis ver qué la hace “especial”. El valor que le da a su equipo de trabajo, al personal, el cuidar el detalle en la atención al cliente, justo en el equilibrio entre la atención desmesurada y el “esperar” a que te lo pida el cliente…y sobre todo el compromiso de sostenibilidad hace que sea una cadena “muy interesante” para formarse. Los Spas de Six Senses también rozan la excelencia. Uno de ellos está en España, en el  hotel Arts de Barcelona.

Su “service philosophy” contrasta, no se si lógicamente, con los hoteles urbanos pero me gustaría pensar que esta filosofía de “mimar al cliente” también se puede dar en hoteles europeos, aunque estén en capitales saturadas de prisas, coches y carreras por llegar a no se sabe muy bien donde…

En su web te dan la posibilidad de ver las oportunidades de empleo y te dan una dirección de mail para enviar curriculum. Se actualiza a menudo, aunque yo recomendaría enviar un correo con una carta de presentación y un curriculum actualizado.

La cadena Aman (www.amanresorts.com) es quizás la más similar a Six Senses en cuanto a forma de trabajar y ubicación de sus hoteles. Lugares idílicos, que intentan no romper la armonía de la naturaleza tratando de hacer más una inmersión que una “colonización” si me permitís la palabra. El inconveniente es que en su web no hay posibilidad de ver las oportunidades de trabajo, ni si tienen algún programa de formación así que para este blog su web no nos resulta muy útil. Su ventaja es que tiene hoteles en Europa (Francia,Italia,Marruecos…) y quizás en un futuro lleguen a nuestro país.