Un hotel es cosa de personas. #Hotel2020

Los que estáis en el mundo del turismo, sabéis que la frase no es mía. Fernando Gallardo, periodista, escritor, crítico y conferenciante la utiliza en sus redes sociales para hablar de hoteles y de tendencias que marcan el mundo del turismo, y en este caso de la industria hotelera. Ayer, 24 de Febrero, estuvo en Santiago, en el Parador de los Reyes Católicos, impartiendo el Seminario sobre Millenials y Economía Colaborativa y tuve la suerte y el placer de escucharle. Comenzó su charla hablando de los Millenials, generación que se hizo mayor de edad en el cambio de siglo y que Fernando definió como individualistas, conectados, globales, optimistas, cosmopolitas y exigentes (entre otras cosas). El mundo del turismo y otros sectores por supuesto, tienen que adaptarse a estos nuevos patrones de comportamiento y acceder a ellos a través de otros canales y otras estrategias que no son las tradicionales. Estos Millenials mantendrán su atributos cuando no sean tan jóvenes y no son ni serán lo que entendemos actualmente por turistas. Son y serán exploradores.

Gallardo continuó con uno de los factores que marcan el comportamiento de los millenials: la conectividad y la transformación de la sociedad analógica en sociedad digital. En su opinión, la sociedad digital, marcada por la transparencia, la diferenciación, la confianza y un mayor conocimiento del cliente hará desaparecer la sociedad analógica. Será cuestión de tiempo. La diferenciación y la confianza darán valor a tu producto y el protagonista es “el momento de la persona”. Esa es la clave. La gestión de datos será (ya lo es) imprescindible.

La segunda parte de su ponencia la dedicó a explicar las bases y los retos de la Economía Colaborativa: “Cuando hablamos de colaborar, no estamos hablando de buenismo. Se coopera por interés, no por acto de fe” nos dijo. La tecnología genera conectividad y por tanto, del anonimato se pasa a la trazabilidad, de la seguridad a la libertad y del sedentarismo al nomadismo. Se abre la economía al “momento del individuo” y se elimina al intermediario transaccional, perdurando el intermediario tecnológico (el que esté dentro ya del sistema). La cadena de valor pasa a ser de vertical a horizontal. Lógicamente Airbnb fue la referencia para explicar el funcionamiento de la  economía colaborativa, que tiene un crecimiento anual del 25%. En España, como sabemos, hay oposición y polémica sobre esto pero personalmente creo que esta oposición se basa más en el desconocimiento y el miedo al cambio que en otras razones.

Quiero resaltar, ya que la esencia de este blog es el empleo en turismo, como ver Fernando Gallardo el futuro del empleo:
-Todo trabajo mecanizado será realizado por un robot.
-El valor de cada uno va a estar en la creación del caos, es decir, las personas más caóticas son las más creativas, las que rompen la monotonía y que consiguen emocionar, y esto será un gran “activo”.
-Al conseguir la conectividad, el teletrabajo será masivo porque no tendremos en cuenta el territorio.
– Los asalariados pasarán a ser autónomos. Seremos “requeridos” en el momento que se nos necesite y para una labor más específica con una mayor independencia.

Y ya para terminar, me gustó especialmente la sección “Cuestión de Enfoque” sobre los hoteles que vienen, los cuales estarán marcados por difuminar el concepto hotelero, la reestructuración de los espacios, experiencias locales, actualización tecnológica y el contacto humano porque, al fin y al cabo, un hotel es cosa de personas, aunque en la imagen no veamos ninguna 😉

YOTEL_NYC_gbyobot_NK

Recepción de Yotel de Nueva York.