Wellness: Talasoterapia

La diferencia principal entre Talasoterapia, Balnearios y Spas, vuelve a ser el Agua. En el  caso de la talasoterapia se utiliza el agua y demás elementos del medio marino, con fines terapéuticos preventivos y/o curativos. Se trata, por lo tanto de una técnica que aúna las propiedades del fondo marino y del agua del mar, la cual posee una gran riqueza ya que ella sóla contiene 80 elementos necesarios para el buen funcionamiento del organismo humano. Los tratamientos con lodos, con sales, barros o algas son algunos de los más comunes. La ubicación de estos centros, cerca del mar, hace que no padezcan tanto el problema de la localización aislada o rural que si sufren algunos balnearios en zonas de montaña con accesos más complicados.

[Sigue leyendo]

Turismo: Spas

La semana pasada los Balnearios tuvieron todo el protagonismo. El termalismo es un sector que despierta mucho interés dentro del mundo del turismo, tanto a los profesionales como a clientes y viajeros que buscan alternativas al turismo de siempre. Y también anima al debate. La crisis económica y la adaptación a las nuevas demandas de los clientes provoca opiniones diferentes acerca de como gestionarlos y comercializarlos, especialmente aquellos que están más aislados.

Sala Spa A Quinta da Auga.

Sala Spa A Quinta da Auga.

Sigue leyendo

Turismo: Balnearios

Tengo especial predilección por los spas, balnearios y todo lo que esté relacionado con la palabra bienestar.Trabajar en Asia me dio otra perspectiva de este producto con muchísimas posibilidades y sin embargo, tengo la sensación de que en España y salvo excepciones, no acaba de consolidarse todo lo que debería (esa es mi apreciación al menos). Por ser un tema tan amplio y que abarca varios sectores, hoy hablaré sólo del turismo termal.

Balneario(Del lat. balnearĭus).

1. adj. Perteneciente o relativo a los baños públicos, especialmente a los medicinales.

2. m. Edificio con baños medicinales y en el cual suele darse hospedaje.

Si lo comparamos con otros centros de bienestar, el balneario tiene la gran ventaja de  tratar afecciones de distintos tipos según las características de sus aguas mineromedicinales. En torno a la práctica termal, en los balnearios se articulan una serie de servicios de hostelería, actividades sociales, deportivas etc que generan puestos de trabajo y suponen un importante motor económico especialmente en zonas rurales. Además, los programas de Termalismo han sido una parte importante en el mantenimiento y promoción de estos centros que sufren una gran estacionalidad y en ocasiones el “inconveniente” de su localización. Si os gusta el tema, os recomiendo leer el informe sobre El Termalismo Social del Imserso en la revista Tribuna Termal.

Imagen del Rio Pambre Hotel Balneario, en plena comarca de Ulloa, Lugo.

Imagen del Rio Pambre Hotel Balneario, en plena comarca de Ulloa, Lugo.

Es cierto que cuando se habla de las tendencias en el sector turístico, el de naturaleza, y de “experiencias” es una de ellas, y los balnearios pueden encajar perfectamente en esta descripción. ¿Entonces, qué falla para que algunos tengan que cerrar sus puertas o tengan que sobrevivir reduciendo drásticamente el personal? Consultando con profesionales del sector (Gracias a Gala termal y a la Asociación de Balnearios) existen varios factores que hacen complicada la explotación de estos centros: Lógicamente, la crisis económica, que hace que los clientes reduzcan tratamientos o días de estancia; la situación geográfica, ya no tanto para el cliente sino para buscar profesionales cualificados contratados por horas durante fines de semana o días de alta ocupación. El aislamiento que a veces es una ventaja, también puede considerarse una limitación; la estacionalidad del producto, ya que aunque se recomienda que para los tratamientos específicos la estancia sea de más de 2/3 noches esto es complicado por la temporadas de ocio o vacaciones de los clientes; y la poca flexibilidad para adaptarlo a las nuevas demandas del mercado. 

Todos estos factores, no impiden que haya proyectos que salgan adelante, por innovadores, y que despierten interés. Emilio Cuiñas, ( @EmilioCuinas ) geógrafo y gran profesional del sector turístico, me habla por ejemplo de las termas de Chavasqueira, Outariz, y Prexigueiro en Ourense como nuevos actores, aliados que pueden fomentan el interés por el termalismo en un público que nunca se aproximaría a un balneario. El gran reto del sector, según Emilio, es que aprovechando el creciente interés de la población por la salud y el bienestar y la experiencia en el producto, se consigan mejorar los niveles de ocupación y rentabilidad orientándose a las nuevas demandas del cliente. 

Leía en la revista Wellness que era difícil encontrar a profesionales cualificados para llevar las riendas de estos centros y que la combinación de buena preparación y experiencia era el binomio perfecto para sacar adelante el producto. Y aquí es donde entramos con el tema de la formación y el empleo. Hay portales especializados en balnearios que organizan cursos de dirección y gestión de spa, de ventas orientadas a centros termales, Curso esencial de turismo de salud y bienestar etc  que considero podrían ser un buen complemento a los estudios de turismo. En cuanto a los auxiliares de tratamientos de técnicas termales (son más que masajistas) no existe una formación reglada para ellos y algunas empresas como Gala Termal (empresa gallega que realiza servicios de gestión y asesoría de centros termales) organizaban cursos de formación específicos para profesionales lo que posteriormente les facilitaba una bolsa de trabajo para posibles contrataciones. Actualmente tienden más a darles una preparación individual en caso de que les contraten ya que la oferta de puestos no es tan numerosa. 

Además de las páginas web recomendadas, os animo a leer también la web de Balnearios de Galicia para sacar vuestras propias conclusiones sobre este sector tan apasionante. Creo que la promoción de este producto debería orientarse un poco más hacia la gente joven y unirlo en lo posible al turismo de naturaleza, senderismo e incluso gastronómico y me consta que algunos ya lo están haciendo. ¿Cuál es vuestra opinión? ¿Tenéis algún balneario favorito?