Turismo: Spas

La semana pasada los Balnearios tuvieron todo el protagonismo. El termalismo es un sector que despierta mucho interés dentro del mundo del turismo, tanto a los profesionales como a clientes y viajeros que buscan alternativas al turismo de siempre. Y también anima al debate. La crisis económica y la adaptación a las nuevas demandas de los clientes provoca opiniones diferentes acerca de como gestionarlos y comercializarlos, especialmente aquellos que están más aislados.

Sala Spa A Quinta da Auga.

Sala Spa A Quinta da Auga.


También debo decir que en el post anterior comenté que no había una formación reglada sobre los Técnicos o Auxiliares de técnicas de tratamiento y Lourdes Mourelle, experta en formación en Spa y Wellness, Termalismo y Talasoterapia, me corrigió amablemente y nos dejó la siguiente explicación en uno de sus comentarios: “Existe un grado superior de Formación Profesional  de Estética Integral y Bienestar con un módulo específico de Estética Hidrotermal. Estos profesionales, que además se forman en Masaje y otras técnicas estéticas, son muy demandados por los balnearios, talasos y spas. También señalar que hay muchas publicaciones dirigidas a la formación de estos profesionales, la más reciente: Spa y Wellness. Manual para terapeutas, editorial Estética & Wellness”. Gracias Lourdes.

Siguiendo con el tema de formación, os recomiendo leer este artículo de la web de balnearios urbanos, conocida también como spatermal, para conocer las tendencias sobre la formación de los directivos de estos centros.

Ya sabemos la diferencia principal entre los balnearios y los spas: el valor de las aguas mineromedicinales. Los spas carecen de este privilegio pero ofrecen todo lo demás: masajes, bienestar, tratamientos de belleza y flexibilidad en su oferta. El spa en un hotel es otra fuente más de ingresos y un servicio adicional que ofrecen la mayoría de resorts vacacionales. De hecho, en el último año tanto los spas de hoteles urbanos como los de los resorts experimentaron incrementos de ingresos aunque su comportamiento fue diferente. Los spas urbanos no fueron capaces de hacer a los clientes aumentar el uso de los servicios pero si lograron aumentar los precios, lo que contribuyó al aumento de ingresos, con un incremento del 7,2%, mientras que los de los resorts aumentaron un 3,8% según un informe de PKF Consulting USA reflejado en la revista Hosteltur.

Los spas en hoteles o en cruceros tienen demanda y al no haber la necesidad de un tratamiento diario ni demasiado largo como a veces ocurre en los balnearios por sus tratamientos específicos, puede ofrecerse y venderse más fácilmente y no hablo solo del momento check in. La información, reserva o venta anticipada es vital para este producto en la web o redes sociales. Algunos hoteles ya lo hacen, incluso cuando les llamas por teléfono para informarte y considero que es imprescindible para sacar el máximo partido del spa, especialmente cuando la estacionalidad y la demanda más alta en fines de semana es un factor negativo a tener en cuenta.

Añado a este artículo una foto de uno de mis favoritos, A Quinta da Auga, cerca de Santiago de Compostela. Las instalaciones del spa están muy cuidadas, manteniendo la privacidad, invitándote a la relajación desde el momento que cruzas sus puertas y con unos auténticos profesionales mimándote. Sus puntos fuertes para su diferenciación residen en utilizar siempre productos naturales y ecológicos en sus tratamientos y que no usan aparatología.

¿Cuál es vuestro spa favorito ?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s